sl
Taberna Ignota

En el mundo (nace la Esperanza).

en el mundo nace la esperanza

Para los más politizados, los escándalos, la traición, el desamparo y la corrupción son el pan de cada día. Para los afortunados que son capaces de apartar la vista de la política, el desencuentro, la soledad, la angustia económica, la enfermedad o el desamor no mejoran el panorama.

El año se acaba, y estamos todos genuinamente cansados de la carga física, emocional y espiritual que arrastramos. Cuando miramos a España, vemos que está siendo despedazada. Lo que todos atestiguamos no son más que las nefastas consecuencias de un problema mayor: nuestra patria ha olvidado sus raíces y, por eso, anda aturdida sin saber resolver nada.

Cuando miramos a Europa, en vez de encontrar respuestas, nos encontramos con un entramado de burócratas que rinden culto a la diosa Regulación, que habla ex catedra, y cuyas decisiones, por estar divinizadas, jamás se cuestionan, aunque nos perjudiquen.

Si miramos al Mundo, y si lo miramos bien, vemos el tablero de juego de un tiránico imperio que mueve a su antojo las piezas sin preocuparse de que todas ellas están formadas por vidas humanas. Un Leviatán que goza ofreciendo en sus demoníacos altares los cuerpos de hasta los más inocentes.

Todo está en manos de unos pocos que, embriagados de dinero y poder, mercadean con lo que es nuestro.

El consumo de psicofármacos está en récord histórico, igual que el precio del aceite. No quieren que tengamos nada, no quieren que comamos lo que queramos, no quieren que prosperemos, quieren que nos extingamos. No podemos decir lo que nos apetece, no tenemos herramientas para defendernos, no podemos rezar, no podemos formar una familia, quieren que entremos voluntariamente en esa rueda de hámster que no para de girar. Esa rueda que nos entristece y nos apaga sin saber por qué. No quieren que nos demos cuenta de lo que ocurre, pero, sobre todo, no quieren que alberguemos ninguna esperanza.

Y con todo lo anterior, en lo desapercibido de una fría noche, en apenas unos días, ocurrirá lo que necesitamos. Todo y todos están en contra. Pero hay uno que, aunque olvidado por nosotros debido a esa vorágine en la que vivimos, trae consigo una promesa de salvación. Aquel que puede llenar hasta su plenitud nuestras ansias de consuelo, de amparo, de Eternidad. En Belén nacerá un niño por ti. Un niño que te conoce hasta lo más profundo, que te ama sin límite, que te entiende y que nunca te va a fallar. El Rey del Universo se hace niño para que puedas parecerte a Él. Puede que la situación política, la situación social o tu situación personal te hayan hecho olvidar lo que de verdad importa; si es así, párate y haz silencio. Y Él hará el resto. A cambio sólo te pide una cosa: no le cierres la puerta de tu posada. Acuérdate de Él. Prepárale un hogar calentito en tu corazón. Queda muy poco tiempo. Apresúrate.

Y así, en Navidad, en tu alma, en el mundo… Nacerá la Esperanza.

Getro

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply
    ///Emeterio
    20/12/2023 at 09:22

    Amén, hermano.

  • Reply
    Rodrigo de Gonzalo
    20/12/2023 at 11:19

    Conmovedor, necesario y, sobre todo, cierto. Muchas gracias y Feliz Navidad desde lo más profundo del corazón.

  • Reply
    Iván R.
    23/12/2023 at 20:44

    En el centro de la Rosa, donde todos los Vientos convergen, uno de tantos, vapuleado sin vislumbrar un final, intenta ver y escuchar más allá del estruendo y el polvo… abriéndole en canal lo que siente y describes.
    No recuerda cómo llegó ahí; no comprende la razón de tanto sufrimiento, propio y ajeno. Al fin y al cabo… solamente es un hombre.

    Gracias, chicos. Siempre nos quedará Esa Figura.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.