Uncategorized

Por el boulevard de los dueños rojos

Por el boulevard de los dueños rojos pasan a diario los terremotos. Y es que cada vez les cuesta más escaparse de su cárcel woke, pero mantienen sus delirios de alcohol y las Noches en vela. Si supieran reír… pero sólo lloran como chaveas. Y así, van dejando desconsolados a sus devotos.

Y es que la izquierda sesentera, setentera e incluso la de chaquetas de pana de los noventa tenía algo que todo conservador mirábamos con envidia: ese toque a cartel de Marlboro, mezcla de punk y campechano, que rezumaba libertad. Ahora en cartelera el único que fuma puros es Abascal, mientras PSOE y compañía se unen a la liga de consignas marcadas por multinacionales yanquis.

Yo viví mi juventud más tierna con el cambio de milenio. Era, no lo oculto, el típico niño facha: me gustaba el campo, fumar con mis amigos, escribir poesía y ser galán con las muchachas. Como buen extremista grababa en mis cintas de música canciones militares, alguna de Estirpe Imperial, no pocas de Mago de Oz y mucho Sabina. Porque sí, eran unos rojos, pero sus versos resonaban y hacían mella. No niego que me da euforia ver vídeos de los grises dando palos en manifas, pero es Ismael Serrano poniendo voz a su nostalgia de hijo el que me pone los pelos de punta. Rojo, sí, pero qué artista. Al más pleno estilo de la Royal Air Force conmemorando al Barón Rojo tras abatirlo o de Fidel declarando tres días de luto por el Generalísimo Franco, el fachilla patrio sabe desde hace años destilar lo bueno de cada brebaje, por encima de la mundanidad pasajera de en qué lado de la trinchera se encuentra la bodega.

La izquierda post 11-M se ha vuelto cada vez más hegemónica. El precio es caro. A fuerza de cerrar filas, vemos cómo la izquierda en la que cabían hippies, burgueses, putas y jesuitas va ahora con el culo apretado cagada de miedo de decir algo que ponga a sus militantes automáticamente al otro lado de la trinchera. Serrat tuvo la mala suerte de que su niñez jugara en las playas barbáricas de gentes taurinas. Y qué le va a hacer el pobre catalán, si nació en el Mediterráneo e iría a ver faenas con su abuelo. Dejen al buen señor que disfrute. Pero eso para la izquierda de hoy es inaceptable. Ya veremos mañana. Serrat tachado y fachado: olvidemos su alma profunda, ahora sólo es oscura.

Sintiéndolo mucho, el caso de Sabina es por derribo. Y es que a la izquierda le sobrarían los motivos para mear miel con tamaño artista. Pero se le niega todo bien deprisa. ¿Su pecado? Que el hombre es un enamorado de América y llora por ella. Y es que Joaquín, hay cosas que no deberías contar, y sin embargo… Imagino que te cansaste de espinas entre las rosas de esas tierras y decidiste dejar de negarlo todo. Lo siento Joaquín, pero el próximo 14 de abril ya sabes quién te lo ha robado. Es duro despertar tirado en una cuneta. Si te consuela de algo, los intolerantes ya te queríamos cuando aun tenías piso en el boulevard de los dueños rojos.  

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.