De la Taberna

POST. Periodismo y Libertad con Eurico Campano

Diecinueve años recorriendo las redacciones y platós de uno de los principales medios de comunicación de España son suficientes para conocer la profesión periodística como la palma de una mano. Así lo demuestra Eurico Campano, que trabajó en Antena 3 desde 1992 (con la televisión recién inaugurada) hasta 2010. Posteriormente, ha colaborado con diversos medios incluyendo Telemadrid, 7nn, Periodista Digital, Intereconomía o Telecinco. Además, Eurico ha sido asesor de comunicación y consultor político, ha escrito decenas de artículos y hoy, en sus propias palabras: “se ríe de casi todo”.

Fue suficiente un vino de Toro, en homenaje a su tierra natal, para que Eurico se despachase a gusto sobre los mejores oradores políticos de la democracia reciente en nuestro país y la evolución de los medios de comunicación de la derecha.

En referencia al primer tema, Eurico nos explicó la importancia de la comunicación no verbal en la política. En referencia a Mehrabian aclaró solo el 7% de nuestro mensaje lo transmitimos con nuestras palabras, el 97% restante hace referencia al cuidado de nuestra expresión corporal (el movimiento de las manos, la puesta en escena, etc.) como la paraverbal (la entonación, el ritmo, las pausas, etc). Seguidamente especificó alguna de las características de los principales políticos del momento: la habilidad que tiene Pedro Sánchez para saber usar las manos y acompañar su mensaje con una gran eficacia; la “chabacanería” de Pablo Iglesias, que le permitía mimetizarse entre su público; la capacidad memorística de Pablo Casado, privilegio de oradores que saben hablar sin papeles. Pero de entre todos ellos, consideraba a Albert Rivera el orador más completo de la democracia española reciente.

No obstante, señaló que para su gusto el mejor comunicador desde la Transición ha sido Adolfo Suárez y el mejor orador político Blas Piñar. Sobre este último, afirmó haber estudiado la retórica de muchos de sus discursos, y alabó su capacidad memorística. También elogió la elocuencia de su lenguaje y la disposición de sus discursos, característica de alguien que habla como escribe. En referencia a este último aspecto, señaló la importancia de aprender a hablar tal y como escribe uno. Claro está, esto es algo que no está al alcance de cualquiera, pero se entrena escribiendo. La escritura permite el razonamiento profundo y sosegado de los temas, lo que nos permite un conocimiento mayor sobre aquello de lo que queremos hablar. Además, el haber escrito algo sobre algún tema anteriormente, te permite almacenar una serie de ideas en la memoria para poder desarrollar mejor el razonamiento de tu exposición, y comunicar al fin y al cabo con mayor eficacia.

Pero hablar hoy día de la comunicación es mucho más que la retórica, hacen falta los medios. Estos han supuesto para las democracias modernas el cuarto poder de un Estado. Así como el legislativo te permite elaborar las leyes, el ejecutivo aplicarlas y el judicial vigilarlas, el poder mediático es el que confiere a los Estados la capacidad de transmitirlas. Si va a favor de los gobiernos, el control que estos pueden llevar a cabo en la sociedad dista mucho de lo que llega a significar una democracia. Si está en contra, puede tumbarlos sin que se hable de golpe de Estado.

Curiosamente en España estos medios han tendido ideológicamente hacia la izquierda. Quizás por ideas de Gramsci o por la modernidad y apertura de la profesión, han cuajado en el liderazgo de radios, periódicos y televisiones los postulados de la izquierda. Esta ha sabido desenvolverse mucho mejor en estos lares y con una actitud muy sectaria. Paradójicamente, la derecha no ha funcionado del mismo modo cuando ha tenido oportunidad. Quizás su principio liberal le ha permitido criticar en ocasiones tanto a socialistas como ha conservadores u otros liberales. Así como Federico Jiménez Losantos o Intereconomía alzó a Mariano Rajoy para que llegase al poder, lo han criticado con la misma severidad. No se ha escuchado algo semejante desde la SER al gobierno de Zapatero, por situarnos en el mismo contexto. Hay que reconocerlo, la izquierda ha sido más eficaz en la transmisión de su discurso, más sectaria y convencida de la fuerza de la propaganda, algo que un liberal no podría admitir por principio.

Con gran conocimiento de causa, nos explicó Eurico la maldición cainita que hay dentro de la derecha, la cual le ha incapacitado para formar de manera cohesionada un buque comunicativo que haga frente al relato de la izquierda. Denunció la atomización existente dentro de los medios conservadores y la falta de medios económicos que provienen de empresarios, ya que acaban viendo comprometidos sus negocios porque muchos viven de las contrataciones del Estado. Pero sobre todo destacó ese complejo de cierta parte de derecha que le ha llevado a traicionarse. En este sentido explicó como Rajoy, quizás por cierto asesoramiento, decidió alejarse del Grupo Intereconomía una vez llegó al poder. Hay quienes cuentan incluso que incumpliendo la promesa de concesión de una licencia televisiva.

Puede que, por estos motivos, gran parte de la derecha mediática se encuentre en medios alternativos como Youtube, podcast o redes sociales. Es una señal más de su atomización, pero también una fortaleza de su criterio, apertura de conocimiento, cercanía social y libertad de pensamiento. Sabemos que estos nuevos medios están atomizados y dispersos, pero tienen un gran potencial para generar comunidad.

Disfrutad de la Terra Ignota. https://www.youtube.com/watch?v=_naQsg1YDBU

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.