Tinta y Ceniza

Riachuelo II


Tornado de trigo y arena,
de verde y blanca estampa,
quien gracia y ocaso levanta,
dando esperanza a mi lema.

Mar de sonrisas, oro y nieve,
rostro que a mi alma alimenta,
y corazón que sin afrenta,
de triunfo al ser conmueve.

Cuna de dulce y de manto,
brazos de madre entera;
brazos, ser niño quisiera,
para ahogar ternura y llanto.

Alma de cristal y pureza,
ojos que al alba derrotaron;
Ojos, que mi orgullo sanaron,
y fe que conmigo reza.



Imagen: Daniel F. Gerhartz 

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.