Tinta y Ceniza

Su no


A tres infiernos condenado,
por dicha, furia y resignado,
que ni cien cielos curarían,
el odio del hombre despechado.

Dolor de lo que quiso que fuera,
llanto que el Horror temiere;
y es tal la angustia y pena,
que ni el propio Diablo la quiere.

No hay ningún consuelo,
para el que rechazado yerra;
Si acaso taparse de suelo,
y ya solo, 
ser bajo tierra.

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.