Uncategorized

Shinzō Abe, el hombre que cambió Japón

Salvo que hayas vivido debajo de una piedra o en un bosque durante los últimos días, que en Terra Ignota de todo hay, habrás escuchado que en el lejano Japón ha sido asesinado el ex primer ministro, Shinzō Abe, tras recibir dos disparos mientas daba un discurso de apoyo a su partido en los días previos a las elecciones de este domingo.

Lo que no ha trascendido a la población española es lo que significa Shinzō Abe para Japón. Una vez más han decidido quedarse en la superficie en un tema tan importante en política internacional, por pereza o por pensar que su audiencia no tiene los conocimientos y el interés en saber. Es por ello que me he permitido realizar un pequeño resumen de lo que el político más importante del Japón moderno ha sido para su país.

Primer ministro en dos periodos, de 2006 a 2007 y de 2012 al 14 de septiembre de 2020, cuando decidió dimitir, pese al gran apoyo del que gozaba entre la población, al volver a sufrir una colitis ulcerosa crónica, la cual ya le había forzado a la dimisión en su primer mandato. Shinzō Abe se mantuvo en su escaño de la cámara de representantes hasta el día que fue asesinado.

Esta carta de servicios le coloca como el Primer Ministro con más tiempo en el poder tras la II Guerra Mundial, pero lo que le hace realmente relevante a Abe en el país del lejano oriente es su política internacional, en la que se alejó del pacifismo (artículo 9 de la Constitución de Japón, que fue revisado y reinterpretado) para ocupar un espacio importante en la región, siendo el antagonista de China y de Corea del Norte. Él fue el promotor del QUAD (Diálogo de Seguridad Cuadrilateral) con Estados Unidos, Australia e India; un foro estratégico en el que las cuatro potencias se intercambian información geoestratégica para hacer frente a China.

Parte de su legado también es el concepto “Indo – Pacífico” y la creación de un consejo y una estrategia de seguridad nacionales, que le dotaron a Japón de una estructura de la que carecía tras la doctrina Shigeru Yoshida, que se basó en la inhibición política y militar, dejando esto en manos de los Estados Unidos y centrándose en el aspecto económico del país.

Todas estas políticas, que han llevado a la transformación del Japón de post guerra al actual, fueron acompañadas de un discurso político por parte del propio Abe, el cuál iba encaminado a concienciar a la población de los riesgos que entrañaban las potencias rivales para el país. Quizás esto sea lo que más lo ha distanciado de las políticas de los grandes líderes europeos, que hasta la fecha no tenían en cuenta la geopolítica en su toma de decisiones, dejando sus países expuestos al gas ruso o a las mercancías chinas.

Quizás la gran mancha en el legado del difunto Abe, son sus “Abenomics”, unas políticas económicas que desde 2012 se basaron en los constantes estímulos monetarios y fiscales con el objetivo de aumentar el crecimiento y que no tuvieron los resultados esperados. Al igual que en Europa, la consecuencia principal ha sido la inflación y una deuda soberana impagable, algo que en el presente y futuro lastra a Japón.

En definitiva, Shinzō Abe ha sido uno de esos líderes que ha marcado el rumbo de Occidente y de la democracia liberal y ha logrado cambiar el rumbo de un Japón desnortado para convertirlo en un actor mundial de primer nivel. Por ello, es de justicia dedicarle uno de nuestros pequeños espacios en Terra Ignota.

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.